Pistachos

El pistachero (alfóncigo o alfónsigo) es una planta que de forma autónoma no produce frutos para el consumo. Para que podamos obtener el fruto del pistacho, debe ser injertada.

Por tanto, el pistacho está  formado por dos partes:

De ambos, existen múltiples variedades, y en función de la que elijamos obtendremos uno u otro producto, con diferentes características organolépticas, tamaño o rendimiento.

Por tanto, obtener una producción óptima, tanto en cantidad como en calidad del fruto seco, exige hacer una buena elección de patrón y del injerto para que el árbol se adapte mejor a  la zona geográfica dónde radicará nuestra plantación de pistacho.

En esta elección deberemos tener en cuenta tanto las condiciones  litológicas como el registro de condiciones climáticas predominante en nuestra zona.

En Bioluz, estamos especializados en el cultivo de pistacho y por tanto podemos aconsejarle para que tome la decisión con la mejor información en su mano.